Aguirre dice que se va definitivamente

Ayer Aguirre dijo que se iba, que dimitía de presidenta de la Comunidad de Madrid y que dejaba la política.

A mi al principio el titular mes sonó a otro «abandono» de un líder de primera fila del PP madrileño, otro que ha sido presidente de la CAM, otro que usa Madrid como lanzadera pero que apunta a lo más alto… sí, uno que ahora es, casualidades del a vida, ministro de justicia.

Según iba sabiendo más cosas fueron apareciendo las diferencias… y la verdad es que repetir los pasos de el archienemigo Gallardón no va con el estilo de la LidereS.A., ella siempre piensa más, no se, ¡A lo bestia!

Pero esto ya no parecía ni un aviso ni un órdago, lo cual sólo nos deja un abandono sincero (dos palabras incompatibles con Espe-Rancia) o una retirada táctica… conviene no olvidar que Esperanza Aguirre es una zorra, por astuta, no penséis mal (de ahí la canción de arriba).

Analicemos la situación: Aguirre deja Madrid y España en la cúspide del poder del PP, como un cuasi partido único del régimen.

Después de entrar por la puerta de atrás (o mejor dicho, arrastrándose por las cloacas) en la presidencia de la CAM con el autogolpe de estado institucional conocido comúnmente como «Tamayazo» ha convertido Madrid en su granero de votos, el banco de pruebas de las políticas neoliberales más extremas y dañinas y lo ha dejado con un panorama informativo que ni Goebbels se atrevería a soñar.

Y en España, un poco más tarde, pero desde el 20-N la situación es similar o esta en proceso.

Diréis: ¡Esto parece Telemadrid! ¡La situación se desmorona! En España y en Madrid los problemas crecen por doquier, casi todo sale rana y si alguien tiene alguna idea es la «genialidad» de apostar por ladrillos, casinos y zorras (de las otras) como modelo productivo; y a este paso Rajoy dejará España con dos comunidades autónomas menos que cuando la cogió.

Espe ha salido, pero atentos porque no ha cerrado la puerta.

Si, claro, todo eso es cierto, pero las consecuencias institucionales de todo eso, si llegan, no se empezarán a ver como mínimo hasta la noche del 21 de Octubre. Ahora mismo Aguirre puede vender que se retira imbatida en lo más alto. Y esto tiene su importancia, como la escenificación de la dimisión, tan tan tan calculadamente mediática y tan tan tan poco inocente, como todo lo que hace Espe si hay una cámara a 100 km. de distancia.

Aguirre no ha querido despejar las razones de su espantada y atajar así la miríada de interpretaciones y análisis. Y eso, como el momento, no es casual: si las razones fueran sólo de salud y personales podría haberlo dejado claro, pero lo único claro es que no quiso. Y eso centra el foco hacia su más que pública y notoria mala relación con Rajoy en su doble faceta de caudillo de España y del PP.

¿Mi interpretación? Aguirre no cabía ya en Madrid. Ella aspira a todo y más, pero en el PP actual tiene un techo de cristal que no la deja subir más. Así pues se retira santa y pura antes del previsible aguacero y la posible debacle de Rajoy y del PP (dando por descontada la de España y Madrid, claro).

¿Para poder volver después como la salvadora del PP y de España cuando Mariano sea un cadáver político? Yo estoy seguro de que eso entra, si no en sus planes concretos si en sus sueños húmedos y lujuriosos.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *