La(s) familia(s) si importa(n)

A pesar de que formo parte de una feliz familia digamos «tradicional» (pareja heterosexual con retoños, uno de cada sexo también) nunca he sentido ni la necesidad ni el impulso de casarme.

Esto no es una decisión definitiva, mañana nos puede dar la ventolera y acabar en Pradillo delante de un juez disfrazados de Diego Rivera y Frida Kahlo; o podemos pensar que nos viene bien tener «papeles» y montar la gran boda griega e invitar hasta al secretario general del PCE.

Pero todo eso son futuribles, lo único cierto es que a día de hoy no hemos dado ese paso. A pesar de esto vi con mucha simpatía unas de las cosas potables que hizo el PSOE es sus infames dos legislaturas de Zapatero (que con tanto PP y Rajoy ya se nos olvida) que fue extender los derechos civiles básicos al conjunto de la población, concretamente a la población no heterosexual (matrimonio gay, matrimonio gay ¡Parece que las lesbianas no existen ni para esto!).

En mi situación actual no me urge casarme, pero entiendo que a parejas que se les ha negado todo toda la vida, y que aún sufren a diario la discriminación sorda de la España beata decimonónica era una conquista… algún día, cuando las cosas se normalicen del todo y los roucos varelas sólo estén en los museos de cera y en las historias para meter miedo a los niños (¡Cómete toda la sopa o vendrá rouco varela a tocarte el culo!) supongo que las parejas no-heterosexuales podrán elegir no casarse si no les apetece… algún día esperemos que no muy lejano.

Hoy hemos visto como el Tribunal Constitucional tiraba a la basura las últimas trabas del PP a los derechos civiles de las personas no-heterosexuales, y se despejaban las anchas alamedas para estas familias.

A partir de hoy el PP (y quizás la Iglesia) trataran de ocultar su homofobia y su odio al diferente y su persecución contra parte de las familias y la ciudadanía española… pero cuando nos vuelvan a hablar de «La Familia» (de «su» familia, se entiende) y de que para defenderla hay que hacer esto o lo otro, les tendremos que recordar que nadie ha perseguido familias en España con su saña.

Pero que en este país de pandereta, hasta el órgano superior de un colectivo un franquista prácticamente en su totalidad como la judicatura es más progresista que el partido más votado, y afortunadamente, y contra el criterio de la Iglesia y el PP (su brazo armado) han concluido que la(s) familia(s) si importa(n).

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *